domingo, 20 de enero de 2008

Definición de úlceras por presión

Podemos definir las úlceras por presión como zonas localizadas de necrosis que tienden a aparecer cuando el tejido blando está comprimido entre dos planos, uno las prominencias óseas del propio paciente y otro una superficie externa. Afectan al 9% de los pacientes ingresados en un hospital y al 23 % de los ingresados en instituciones geriátricas. El tratamiento y la detección precoz acelera la recuperación y disminuye las complicaciones.

ETIOPATOGENIA:

Se producen por una presión externa prolongada y constante sobre una prominencia ósea y un plano duro, que origina una isquemia de la membrana vascular, lo que origina vasodilatación de la zona (aspecto enrojecido), extravasación de los líquidos e infiltración celular. Si la presión co disminuye, se produce una isquemia local intensa en los tejidos subyacentes, trombosis venosa y alteraciones degenerativas, que desembocan en necrosis y ulceración.
Este proceso puede continuar y alcanzar planos más profundos, con destrucción de músculos, aponeurosis, huesos, vasos sanguíneos y nervios.
Las fuerzas responsables de su aparición son:

  1. Presión: Es una fuerza que actúa perpendicular a la piel como consecuencia de la gravedad, provocando un aplastamiento tisular entre dos planos, uno perteneciente al paciente y otro externo a él (sillón, cama, sondas, etc.).La presión capilar oscila entre 6- 32 mm. de Hg. Una presión superior a 32 mm. de Hg., ocluirá el flujo sanguineo capilar en los tejidos blandos provocando hipoxia, y si no se alivia, necrosis de los mismos.
  2. Fricción: Es una fuerza tangencial que actúa paralelamente a la piel, produciendo roces, por movimientos o arrastres
  3. Fuerza Externa de Pinzamiento Vascular: Combina los efectos de presión y fricción (ejemplo: posición de Fowler que produce deslizamiento del cuerpo, puede provocar fricción en sacro y presión sobre la misma zona).
OTROS FACTORES DE RIESGO :


Son factores que contribuyen a la producción de úlceras y que pueden agruparse en cinco grandes grupos :

Fisiopatológicos:

Como consecuencia de diferentes problemas de salud.
  • Lesiones Cutáneas: Edema, sequedad de piel, falta de elasticidad.
  • Trastorno en el Transporte de Oxigeno: Trastornos vasculares periféricos, éstasis venoso, trastornos cardiopulmonares...
  • Deficiencias Nutricionales (por defecto o por exceso): Delgadez, desnutrición, odesidad, hipoproteinemia, deshidratación...
  • Trastornos Inmunológicos: Cáncer, infección......
  • Alteración del Estado de Conciencia: Estupor, confusión, coma.....
  • Deficiencias Motoras: Paresia, parálisis.......
  • Deficiencias Sensoriales: Pérdida de la sensación dolorosa.......
  • Alteración de la Eliminación (urinaria/intestinal): Incontinencia urinaria e intestinal.
Derivados del Tratamiento:

Como consecuencia de determinadas terapias o procedimientos diagnósticos.

  • Inmovilidad Impuesta, resultado de determinadas alternativas terapéuticas: Dispositivos/aparatos como escayolas, tracciones, respiradores..........
  • Tratamientos o Fármacos que tienen acción inmunopresora: Radioterapia, corticoides, citostáticos......
  • Sondajes con fines diagnósticos y/o terapéuticos: Sondaje vesical, nasogástrico......
Situacionales:

Resultado de modificaciones de las condiciones personales, ambientales, hábitos, etc.

  • Inmovilidad: relacionada con dolor, fatiga, estrés.....
  • Arrugas en ropa de cama, camisón, pijama, objetos de roce, etc..
Del Desarrollo:

Relacionados con el proceso de maduración.

  • Niños Lactantes: rash por el pañal...
  • Ancianos: Pérdida de la elasticidad de la piel, piel seca, movilidad restringida.....

Del Entorno:

  • Deterioro de la propia imagen del individuo en la enfermedad
  • Falta de educación por los pacientes
  • La falta o mala utilización del material de prevención, tanto del básico como del complementario.
  • La desmotivación profesional por la falta de formación y/o información específica.
  • La sobrecarga de trabajo del profesional.

LOCALIZACIÓN

Habitualmente en las zonas de apoyo que coinciden con prominencias o máximo relieve óseo. Las áreas de más riesgo serían la región sacra, los talones, las tuberosidades isquiáticas y las caderas.